Cuidado del Piercing bucal

Debes enjuagarte la boca dos veces al día(intentar coincidir con la finalización de las comidas) un colutorio recomendado por tu perforador (no usar Listerine..), en una disolución al 75% de agua, durante 60 segundos. Mantén una buena higiene bucal durante los primeros 15 días mínimo. Apartir del tercer día, al igual que te cepillas los diente hazlo con tu pendiente, con sumo cuidado.

Evita fumar, no tomar aspirina, cafeína, alcohol o drogas durante los primeros 8 días de cicatrización ya que te pueden causar inflamación adicional, sangrado e incomodidad. No ingerir comidas picantes, ni practicar sexo oral mínimo durante el primer mes.

No juegues con tu pendiente, no lo muerdas, incluso después de la cicatrización ya que puedes causar un daño permanente en los dientes, encías o estructuras orales, el metal es más duro que tus dientes.

No olvides apretar las bolas de tu pendiente de vez en cuando.

No toques tu pendiente, ni lo muevas el mismo día que te han anillado, además no hace falta que lo limpies hasta el día siguiente.

No abuses de la limpieza ya que puedes provocar que la zona se irrite y el pendiente tarde más en cicatrizar al eliminar la propia protección que genera la piel.

En caso de que se produjeran complicaciones o algún tipo de enfermedad derivada de tu piercing, debes de consultar a tu médico habitual.

El cuidado del piercing es responsabilidad directa del cliente, no seguir alguno de los cuidados anteriormente indicados puede conllevar complicaciones con tu pendiente.